Paisajes de Espanya

Un viaje a las formalizaciones arquitectónicas de experiencias turísticas que definen el discurso de los primeros años del boom turístico en España / por Emili Manrique

Paisajes de Espanya

50764257-620x405

 

Anuncios

Proceso

10

Este texto es una ficción, no tendrá, no puede tener, la suficiente entidad para acercarse a la transición que describe, ni al origen, ni final de la misma. Eso es también la ficción, el vacío entre la representación de la realidad y la capacidad de generarla.

En 1974, Georges Perec escribe Especies de Espacios, y a la vez estrena Un homme qui dort.
En 1978, Georges Perec escribe La vida instrucciones de uso.

Especies

de Espacios establece, o cataloga, una conexión paulatina entre los elementos que conforman, o limitan, o contienen, el espacio y la realidad. Enmarca la cotideaneidad en diferentes espacios, casi en celdas y columnas, casi en círculos que se interseccionan o se incluyen. Clasifica y enumera. Y en esa actitud descriptiva rebosa memoria, un realismo de la experiencia vital que como un velo transparente está presente pero no oculta el ejercicio que se propone.

Un homme qui dort, describe y acompaña a un personaje embuido en un ejercicio de aislamiento, de casi abstracción del propio yo, la experiencia de la nada como punto de partida y como estado latente mientras se descubre lo que va aconteciendo, casi por azar. La voluntad de encontrar desprendiéndose de lo antes hallado, aunque sea momentáneamente.

01

Hasta aquí,
primero,
un catálogo de imágenes con posibles nexos en común, lo que denominamos siempre, referencias;
segundo,
una actitud, un estado para mirarlas, para organizarlas, y revisar para qué las guardamos buscando combinaciones, trazos para iniciar un proceso.

La vida instrucciones de uso es un juego, una contrainte, un rompecabezas.
El marco en el que se ubica el inmenso diagrama de relaciones que teje Perec es el conjunto de estancias que compone un edificio decimónico parisino. Un tejido donde entre las descripciones pormenorizadas de los diversos paisajes interiores en un mismo día, a una misma hora; se relatan las historias de sus moradores estableciendo relaciones casi matemáticas entre ellos pero recobrando ese cariz cercano a la cotidianeidad y al realismo.

La obra describe un todo cerrado, perfectamente conectado en un momento determinado, y referenciando tiempo, lugar y espacio según una estructura.

Finalmente,
tercero,
los dos ejercicios anteriores, el primero y el segundo, sirven de herramientas para la concreción de un tercero.
El proyecto se resuelve a partir de la toma de datos y la acción.
Es la formalización de un problema donde se cristalizan la conjunción entre las variables que se habían puesto sobre la mesa y la voluntad de ordenarlas en un proceso que siempre ha de ser distinto.

Llegados a este nuevo lugar, realidad y ficción se convierten en representación.

Lavida_animacion

Emili Manrique, …

Zabriskie Point

Z ZABRISKIEZabriskie Point es un entorno montañoso al este de los Estados Unidos, un paisaje desértico y erosionado que ha servido de marco simbólico a una considerable cantidad de hitos culturales de occidente durante el siglo XX.
Zabriskie Point es el título de una película de Michelangelo Antonioni, rodada en 1970, como espejo de los cambios sociales, políticos y culturales que estaban ocurriendo en Estados Unidos. La topografía seca y yerma de Zabriskie Point se convierte en el film de Antonioni en ese paisaje extenuado y coharcitivo en el que se había convertido la positivista sociedad americana de mediados de siglo, aquella sociedad consumista que mostraba la corrección de la vía capitalista elegida impulsando una revolución cultural paralela al desarrollo industrial.
Sobre Zabriskie Point, un grupo de jóvenes se acarician, se besan, recrean un paisaje idílico de amor como acto creativo y crítico a la sequedad de lo existente. Es necesario horadar esa topografía, oír su murmullo interior y volver a sacarlo a la luz ensuciándose con sus cenizas como en un juego.
Esa es la secuencia central de la película, el eje. Una pareja que huye.
Ese gesto de mezclarse, de camuflarse, de huir en círculos como oda a la individualidad, de huir hacia dentro como actitud crítica es metáfora en la obra de Albert Frey.

Z VIDRIO

Las imágenes de la Loewy House nos muestran una realidad que emerge, unas geometrías que cristalizan un entorno desértico y abrupto generando remansos de una artificialidad cuasi romántica.
Y romántica porque el conflicto existe, parece latente y palpable, como si todo estuviera en tensión. Ese jarrón transparente de agua dispuesto al lado de la piscina que refleja el cielo nos habla de ficción, como mínimo de la posibilidad de que toda esa realidad se quiebre.
Y sí, sucede.
El inabarcable territorio americano parece que pueda permitir remover su tierra y esconderse, ausentarse a la espera de otro tiempo después de dar pequeños pasos. Esa fragilidad representada en un lugar blindado se alargará en el tiempo.
La mirada de Antonioni es europea; es de un lugar donde ya no hay espacio donde cavar sin sacar a la luz memoria, contradicciones enquistadas que exploten al más leve movimiento.
Y sí, así sucede.
La secuencia final muestra la explosión lenta de la modernidad, de aquel estado mental optimista que se enquistó en la banalidad capitalista, en la banalidad de la modernidad como objeto de consumo y no como objeto de uso.

Z EXPLOSION

Emili Manrique